top of page
  • Foto del escritorRaquel Yébenes Bahana

Mindfulness en la gestión del estrés

El estrés se ha convertido en una sombra que nos acompaña a diario. Y aunque cada vez más personas intentan rebajarlo practicando ejercicio, haciendo yoga, o prácticas de atención plena, lo cierto es que a menudo nos empeñamos en mirar hacia delante sin prestarle mucha atención, como si así nos pudiéramos deshacer de él. En este caso queremos hablarte del mindfulness, y de cómo esta práctica puede ayudarte en la gestión del estrés. 


¿Qué es el mindfulness? 


El mindfulness, también conocido como atención plena, es una práctica que se centra en estar consciente y presente en el momento actual, sin juzgar los pensamientos o sensaciones que surjan. 

En su esencia, el mindfulness implica prestar atención deliberada a la experiencia presente, ya sea a través de la observación de la respiración, las sensaciones corporales, los pensamientos o las emociones. Esto se realiza de manera consciente y sin dejarse llevar por la rumiación del pasado o la preocupación por el futuro.


La importancia de la aceptación en la práctica de mindfulness y la gestión del estrés 


Un estudio publicado en la Clinical Psychology Review (2017), titulado ‘Mechanism of Mindfulness Training’ por Emily Lindsey y David Creswell, evidencia el poder de la aceptación en la práctica del mindfulness y en la consiguiente gestión del estrés. 


En este estudio se asignó aleatoriamente a 137 adultos estresados, ​​de diferentes edades y etnias, uno de tres programas diferentes: Algunos recibieron un curso de ocho semanas de reducción del estrés basado en la atención plena (MBSR), en el que aprendieron a prestar atención conscientemente sobre sus experiencias del momento presente en un aceptar, sin prejuicios. Otros participaron en un curso de ‘Mindfulness Based Stress Reduction’ (MBSR) sin instrucciones de aceptación. Y los demás cursaron un programa MBSR sin ningún tipo de instrucciones. 


Tras el estudio, se pudo comprobar que, aunque todas personas tuvieron una mejora en la gestión y reducción del estrés, fue el grupo que realizó el curso completo de MBSR (con instrucciones concretas sobre la aceptación y su papel), los que consiguieron una mejora más significativa. 

Según explica la coautora del estudio, “Aprender a aceptar tu experiencia en el momento presente es realmente importante para reducir el estrés“. De hecho, lo señala como el elemento clave en el entrenamiento de la atención plena. 


Esta aceptación pasa por aceptar lo que pensamos y sentimos sin etiquetarlo como algo ‘bueno’ o ‘malo’. Las personas que aprenden a aceptar son menos reactivas ante situaciones que generan estrés, mostrando una reducción en la presión arterial sistólica y en la segregación de cortisol, la hormona del estrés. 


Conclusión


A veces, resistirse al estrés solo lo fortalece. Mientras que aceptar que sentimos estrés, y porqué lo sentimos, puede ayudar a que acabe por disiparse. Aunque tal y como explica Emily Lindsey, no se trata de aceptar nuestro destino sean cuales sean nuestras circunstancias. EL objetivo es aceptar la experiencia interna, esos sentimientos que nos dan información de cómo responder a situaciones externas de manera sabia. Un ejemplo sencillo lo encontramos en los momentos de ira. Aceptar nuestro enfado, puede evitar que lo paguemos con una persona cercana. 


En este sentido, los cursos de mindfulness ofrecen herramientas que pueden ayudar a aceptar el presente y lo que sentimos en cada momento, dándole un nombre a estos sentimientos y aprendiendo a tratarlos de una manera más amable. Y es que, la autocompasión con nosotros mismos puede ser de gran ayuda en momentos de estrés, ansiedad o depresión. 


Si te interesa el mindfulness, y la práctica de la aceptación para mejorar tu bienestar físico y mental, ¡No dudes en contactar con nosotros! Estaremos encantados de darte información sobre los cursos y talleres de nuestro centro de psicología en Loja, Puerto de Santa María y online.


Comentários


Archivo
Buscar por tags
bottom of page