top of page
  • Foto del escritorAntonio Barba Herrera

Psicología Gestalt y sistémica: ¿Qué son?

En este artículo hablamos de la psicología Gestalt y sistémica. ¿Alguna vez has oído hablar de ellas?

Una parte importante de la psicología se centra en que el paciente se conozca y se entienda a sí mismo. Este es precisamente el papel de la psicología Gestalt, un tipo de terapia que tiene como objetivo que la persona conozca sus sentimientos, pensamientos y circunstancias, para que una vez tenga consciencia de ellos, sea más responsable y autosuficiente. 

La psicología Gestalt, con su enfoque humanista, es una poderosa herramienta para comprender y transformar la realidad interna de los individuos. Junto a ella se encuentra la psicología sistémica, que emerge como otra perspectiva valiosa, tejiendo una red de comprensión más amplia sobre la complejidad del ser humano y sus interacciones con el entorno. 


¿Qué es la psicología gestalt?

La psicología Gestalt es una corriente psicológica que se desarrolló a principios del siglo XX, principalmente en Alemania, como una reacción a los enfoques más analíticos y fragmentados de la psicología de la época. El término "Gestalt" se traduce del alemán como "forma" o "configuración", y la psicología Gestalt se centra en entender la mente y la experiencia humana como un todo integrado, más que la suma de partes individuales. 


Objetivos de la terapia Gestalt

La terapia Gestalt persigue dos objetivos fundamentales: en primer lugar, fomentar la autoconciencia del paciente para que asuma la responsabilidad de sus pensamientos, actos y palabras. Y en segundo lugar, cerrar heridas del pasado que continúan resonando en el presente, impidiendo el pleno bienestar.


Aplicación Práctica de la Psicología Gestalt

La terapia Gestalt se despliega a través de un proceso de autodescubrimiento y crecimiento personal, guiado por el terapeuta. Este proceso, dividido en cuatro fases esenciales, allana el camino para la consecución de los objetivos terapéuticos.

  • Aceptación: En esta fase inicial, el paciente se sumerge en la aceptación plena de sus sentimientos y pensamientos, independientemente de su naturaleza. Desde la alegría hasta la rabia, la aceptación se convierte en la base sobre la cual se construye el bienestar futuro.

  • Responsabilidad: La fase de responsabilidad impulsa al paciente a asumir la propiedad de sus propios sentimientos y acciones. Dejar de culpar a los demás o a factores externos es crucial para el cambio y el logro de metas personales, liberándose de dependencias externas.

  • Diálogo: La relación terapéutica se vuelve esencial en la modificación de hábitos mentales. El terapeuta acompaña al paciente en este viaje, proporcionando apoyo clave para superar las dificultades del proceso de cambio.

  • Acción: La culminación del proceso ocurre cuando el individuo interioriza nuevas tácticas de gestión y aprende a actuar de manera más saludable frente a situaciones desafiantes.


Diferencias entre psicología Gestalt y sistémica

La psicología sistémica se centra en las relaciones y las interacciones entre los individuos, considerando a cada persona como parte de un sistema más amplio. Al incorporar esta visión, se enriquece la comprensión del individuo en su contexto social y relacional.

Mientras la psicología Gestalt mira hacia adentro, la sistémica mira hacia afuera, explorando cómo las dinámicas familiares, sociales y culturales impactan en el individuo. La combinación de estas dos perspectivas proporciona una visión más completa y equilibrada de la complejidad humana.


La psicología Gestalt y sistémica como unión 

Tanto la psicología Gestalt, como la sistémica, aunque distintas, pueden colaborar armoniosamente en la búsqueda del bienestar integral. Ambas son herramientas valiosas que empleamos en nuestras consultas de psicología en Granada y online.


Entradas Recientes

Ver todo
Archivo
Buscar por tags
bottom of page