top of page
  • Foto del escritorAntonio Barba Herrera

¿Se puede hablar de dependencia emocional positiva o funcional?

En este artículo vamos a explicar qué es la dependencia emocional positiva y qué factores deben darse para tener relaciones de pareja positivas.

Cuando hablamos sobre dependencia emocional en nuestra consulta de psicología, lo más normal es que el paciente lo haga con una connotación negativa. Queremos ser más dependientes y que la dependencia emocional no nos juegue malas pasadas en nuestras relaciones de pareja. Pero, ¿Sabías que la dependencia emocional positiva o funcional existe y puede ser beneficiosa en tu relación?


¿Es negativo ser dependiente emocional de mi pareja?

La dependencia es, en esencia, conexión. Se trata de la conexión con uno mismo (autoestima, capacidad para satisfacer las propias necesidades) y con los demás (cómo nos relacionamos y nuestras expectativas hacia los demás).

El mito de la independencia emocional plantea la idea de que debemos ser totalmente independientes y autosuficientes en todas las áreas de nuestras vidas, incluidas las relaciones. Sin embargo, esta perspectiva puede llevar a la soledad emocional y el aislamiento.

Los seres humanos somos seres sociales que necesitamos crear lazos afectivos. Lo más sano para nosotros es vincularnos con otros, conectar y tener una dependencia sana. Imagina no tener ningún vínculo o ser totalmente independiente, sin compartir, ni gestionar juntos.

La psicología nos ofrece una perspectiva interesante sobre la dependencia emocional a través de la "Paradoja de la dependencia".


Esta teoría plantea que cuanto más eficiente es la dependencia emocional mutua entre dos personas, más independientes se vuelven y más se centran en sus propias actividades (según el libro "Maneras de Amar" de Amir Levine y Rachel Heller). En otras palabras, la dependencia emocional mutua puede fortalecer la autonomía individual y llevar a una mayor concentración en el autodescubrimiento y el crecimiento personal en la vida en pareja.


Tipos de Apego: Seguro e inseguro


La teoría del apego, de la que últimamente no dejamos de hablar y oír, distingue entre apegos seguros e inseguros. Un apego seguro se caracteriza por la capacidad de identificar, comunicar y satisfacer las propias necesidades, la regulación emocional, creencias realistas sobre cómo funciona el mundo y el desarrollo de habilidades de cuidado hacia los demás.

En el apego seguro, se logra un equilibrio entre las necesidades individuales y las de la pareja, lo que facilita una dependencia emocional saludable y enriquecedora. Este tipo de dependencia fomenta la seguridad, la autonomía y las relaciones igualitarias.


Dependencia emocional positiva vs. patológica


Es importante destacar que existe tanto la dependencia emocional sana como la patológica.

  • La dependencia emocional patológica dificulta tener relaciones saludables y conlleva un mayor riesgo de experimentar violencia en las relaciones de pareja (según un estudio de Moral, García, Cuetos y Sirvent en 2017).

  • La dependencia emocional puede ser funcional y adaptativa cuando se basa en un apego seguro y equilibrado.

Tipos de dependencia emocional


Existen varios tipos de dependencia emocional, que van desde la adaptativa hasta la patológica:

  • Dependencia emocional adaptativa: Implica una interdependencia saludable y equitativa en la relación de pareja.

  • Patrones sumisos de dependencia emocional: Se caracterizan por la sumisión excesiva y la falta de autonomía.

  • Patrones evitativos de dependencia emocional: Involucran una evitación de la cercanía emocional y una tendencia a la independencia excesiva.

  • Patrones dominantes de dependencia emocional: Se manifiestan a través del control excesivo y la necesidad de poder en la relación.


La psicología, como herramienta para conseguir una dependencia emocional positiva en pareja


Como puedes ver, el tema de la dependencia emocional no es algo sencillo. La clave radica en desarrollar relaciones equilibradas basadas en el respeto mutuo y la autonomía personal.

A la pregunta que lanzábamos en este artículo, podemos responder firmemente que ser dependiente emocional no es intrínsecamente negativo. Pero a veces, para convertir esta dependencia emocional en algo funcional, es importante trabajar en ella y enfocarla a alcanzar un vínculo sano.



Comentários


Archivo
Buscar por tags
bottom of page