top of page
  • Foto del escritorRaquel Yébenes Bahana

La maternidad, hoy.

“Mi prima estuvo trabajando hasta el último día”

“Tienes hijitis”

“Ya tendrías que volver al trabajo”

“La teta te tiene esclava”

“Ya tendrías que mantener relaciones”

“Ya tienes que pasar página y dar gracias que tu hij@ está bien”

“Tienes que dejar de llorar”

Y un largo etcétera de comentarios y bombardeos que saturan nuestra mente.

Nos han vendido la idea de que para ser una mujer y madre “empoderada” tenemos que llegar a todo: gestar un hijo, parirlo y criarlo. Todo esto siendo lo más productiva posible: manteniendo tu hogar, comidas, la crianza y por supuesto, tu vida laboral, social y sexual… Además de hacerlo con una sonrisa, una buena pose y sin queja.


Gestar, parir y criar son cosas “simples”, “sin valor productivo”... por eso debemos llegar a todo lo demás. La exigencia que vivimos las madres tiene como consecuencia que la crianza y nuestra maternidad pase al último lugar en nuestros “quehaceres”, cuando para nuestros cuerpos es la prioridad. Sin contar el impacto emocional y el sobresfuerzo que supone mantenernos en el rol de madres.


La maternidad moderna: te valora si llegas a lo imposible; si no, no haces lo suficiente (me duele solo escribirlo). La maternidad moderna te exige un tiempo estipulado de recuperación (como si el brutal cambio que ha experimentado tu cuerpo fuera algo simple). La maternidad moderna te exige ser productiva (como si criar a un ser humano no fuera bastante). La maternidad moderna te hace olvidar que tu papel de madre es más que suficiente, te hace pensar que necesitas hacer más y más para ser “suficiente”. La crianza en los primero años requiere una entrega a tiempo completo, toda tu energía es depositada en que tu criaturita salga adelante, para eso necesita tu cuerpo, tu calor, tu atención y tu presencia. ¡Esto es lo biológicamente natural!


Y yo, hoy, te digo:

Eres valiosa, no necesitas compensar nada.

Querida Mamá, ojalá puedas parar DE VERDAD.

Ojalá puedas recuperarte sin fecha y puedas volver a tu vida laboral de forma respetuosa,

Ojala algún día la maternidad sea cuidada.

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


Archivo
Buscar por tags
bottom of page