top of page
  • Foto del escritorPatricia Megías García

La prueba de que estamos vivos

El famoso "pienso, luego existo" de Descartes separó la mente cognitiva del resto del cuerpo y sentidos. Centró el foco en el pensamiento del ser humano como prueba irrefutable de su existencia. Aquello nos dividió, partió nuestro organismo por la mitad: a la luz se quedó lo mental, las ideas, lo cognitivo; y a las sombras se relegó el cuerpo, lo emocional y lo instintivo-intuitivo. Y nuestro cuerpo se quedó a la espera de una mirada más comprensiva.

Porque la experiencia completa del ser humano no puede hallarse limitada a su intelecto, y así va demostrando la neurociencia más actual, reconciliándose con prácticas antiguas como la meditación o el yoga. Una reconciliación más que necesaria para entendernos en la complejidad que somos.

Porque sí, somos la integración de lo que pensamos, lo que sentimos internamente, lo que digerimos del ambiente que nos rodea: cerebro, intestino, corazón, respiración, sentidos, ¿alma?


Piénsalo, o siéntelo, no te encuentras de la misma manera anímicamente si mantienes un hábito perjudicial como el trabajo, si te alimentas sin buenos nutrientes, si no te da la luz del sol... El sistema nervioso se satura, y te sientes estresado y agobiado. Pocas veces buscamos la razón de nuestro sentir más allá de la cabeza, pero todo el cuerpo está continuamente hablando e informando de lo que necesitamos, en una carretera de doble sentido...


Así que, la invitación que te propongo mientras me lees es que por un instante te pares a experimentar cómo sientes el cuerpo, cómo te va entrando este artículo y qué emociones suscita en ti. Mira también tu pensamiento: puede que te resulte inspirador o que te sientas abrumado, o cualquier otra emoción igualmente válida. Todo está bien. Mira la experiencia al completo, hasta donde llega el aire en tu cuerpo y si te permites respirar con facilidad o te congelas. Y todo está bien, tan solo observa que la prueba de que estás vivo está también más allá de tu cabeza.


Algunas lecturas que te recomiendo al respecto:


El error de Descartes, de Antonio Damasio

Neurociencia del Cuerpo, de Nazareth Castellanos

El cuerpo nunca miente, de Alice Miller.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Archivo
Buscar por tags
bottom of page