top of page
  • Foto del escritorLaura Rodríguez Pérez

Las emociones, a veces, desbordan

En ocasiones nos vemos envueltos en ciertas emociones que no podemos gestionar y que nos sobrepasan, sin saber bien qué hacer, cómo hemos llegado a esto o por qué nos ocurre. Veamos esto con la siguiente metáfora:


Tú tienes una bañera en la que va cayendo agua de manera constante. Si pones el tapón, el agua no se va, y empieza acumularse y a llenarse la bañera. Si sigues sin quitar el tapón, llegará un momento en el que el agua empezará a rebosar de la bañera, hasta llegar a un punto en el que se inundará el baño y el resto de la casa, incluso pudiendo crear goteras a los vecinos.

Ese agua que va cayendo representa nuestras emociones, constantemente están apareciendo, una detrás de otra. El tapón que ponemos es lo que hacemos para reprimir esas emociones, así lo que se consigue es que no fluyan, que se queden estancadas, sin expresarse, empezando a acumularse y a agobiarnos. Cuando el agua rebosa, es decir, cuando nos desbordan las emociones, en ocasiones tratamos de achicar el agua echándola en cubos, pero si no quitamos el tapón y dejamos que se vaya, va a seguir desbordándose y, esto, tiene sus consecuencias.


Empezamos a sentirnos colapsados y todo nos es un poco más difícil, consumiéndose también nuestra energía, llegando incluso a afectarnos no solo en nuestro día a día, sino también en nuestras relaciones. Esto, además de ser angustioso, es agotador. Las emociones, todas y cada una de ellas, tienen su función, todas son iguales de necesarias y necesitan ser expresadas. Puede ocurrir que al permitir que fluyan te salpiquen un poco y no sea del todo de tu agrado, pero se irán sin más daño. Sin embargo, si no las expresas se irán acumulando y empezarán a salir de una manera más dañina.


Llevemos esta metáfora a algo más grande, como a la corriente del agua de los ríos ¿Qué pasaría si no dejáramos que ese agua fluyera y siguiera su curso? Probablemente acabaría en catástrofe. Y es que las cosas naturales necesitan seguir su curso natural.

¿Y tú? ¿Vas a dejar al agua fluir?


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Archivo
Buscar por tags
bottom of page